No investigar es de pobres

20130604-213349.jpg
Escuchaba fascinado en la radio a un eminente científico hablar sobre los avances en la lucha contra el cáncer, los frutos concretos ya alcanzados para eliminar el 40% de los casos de melanoma y la nueva farmacología aplicada de manera individual, para sacar mayor rendimiento a las quimioterapias potenciando la interacción con células propias y el menor impacto negativo en cada paciente, utilizando diferentes medicamentos en cada caso.

Mi fascinación ha durado lo que el entrevistador ha tardado en formular al científico la pregunta referida al impacto de la política de austeridad aplicada a la investigación. Entonces se ha tornado en indignación contenida. Ya sabía -como es lógico- de los recortes sufridos en ese ámbito, como en tantos otros; lo que realmente me ha sorprendido ha sido la formulación del porqué de tales tijeretazos según el entender del científico: dar un sablazo en ese tipo de partidas presupuestarias es cómodo, llamativo e inmediato y, como los científicos son gente normalmente pacífica que no va cortando calles en sus reivindicaciones … Total, que es como robarle el caramelo a un niño.

Sin embargo, esta visión tan cortoplacista sólo tiene rédito para los políticos, que son los que con esos ajustes presupuestarios quizá puedan lavar un poco su imagen o intentar enjugar su anterior falta de previsión, dejando a quien después venga otros problemas por resolver. No parecemos ser realmente conscientes del inmenso daño que causa el dejar de invertir en investigación, que a la postre es de los negocios más rentables. Favorece a todos los que de algún modo participan en su desarrollo: desde el destinatario final (que somos todos) que ve como mejora su calidad de vida o se recupera de una enfermedad antes incurable, pasando por los propios investigadores, la potenciación de la educación desde sus bases, hasta la generación de riqueza que conlleva en el medio y largo plazo, son sobrados motivos para no sólo no reducir sus expectativas sino potenciarlas al más alto nivel.

Lamentablemente, como dijo Asimov, el aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría. Seamos pues algo más sabios, pongamos todos algo de nuestra parte. Colaboremos en aquellas cosas que se pueden y se deben cambiar. La financiación debe venir no sólo de la administración, sino también de las empresas (con las políticas adecuadas para fomentarla); compartamos recursos, como ya se hace en determinadas alianzas de universidades, amplificando así la misma financiación; pongamos atención en las posibilidades de la investigación abierta, el OpenSource, OpenData y otros, pero –sobre todo- no pensemos nunca que la investigación es cosa de otros o que al final nos beneficiaremos igualmente de ella, porque es obvio la excelencia de un país reside en su nivel de investigación.

Ni que decir tiene que este desideratum no pasará de ser eso mientras los científicos y otras personas igual de pacíficas y discretas (como yo mismo), no denunciemos la situación a todos los niveles. No tenemos que cortar calles, pero debemos hacer que nuestra voz se oiga. Aquí va mi grano de arena.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Ciencia, Economía, Educación, Información, Innovación, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No investigar es de pobres

  1. emejota dijo:

    Biennnn, me gusta la propuesta. Bs.

  2. José Miguel dijo:

    No sabes lo mucho que comparto esta entrada. Justo por lo que la inicia, la noticia del avance en la lucha contra el cáncer de la que están excluidos los que la necesitan. En Madrid y Barcelona se hacen estudios clínicos a los que los andaluces no podemos optar, ese es otro problema, que la sanidad no sea la misma para todos los españoles.
    Buena propuesta, un abrazo

  3. ANTONIO GOMEZ DE LA CRUZ COLL dijo:

    Vivimos en un mundo que solo atiende a los resultados inmediatos. La velocidad es la base de todo hoy en da (ver anuncios) y la investigacin desgraciadamente tiene su tiempo. Muy buen artculo y creo que todos debemos pedir al igual que para la Iglesia, que nuestros impuestos se destinen a tan buena causa en la que la fe tambin es importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s