Vivir y trabajar en el extranjero

Acabo de terminar el libro “Vivir y trabajar en el extranjero, manual de supervivencia”,  escrito por Federico González Tejera y recientemente publicado en Editorial Minerva (www.bibliotecanueva.com). Para mí, siempre ha tenido atractivo recrearse en la aventura que supondría cambiar de país, aunque sea de forma temporal. Es curioso como sobre este tema, es difícil encontrar posturas intermedias, pues la gente toma posición a favor o en contra de trabajar en el extranjero, de una manera tajante. Por mi parte, nunca he tenido apego al terruño, quizá porque mi infancia conllevó sucesivos traslados debidos al trabajo de mi padre (no en vano cada uno de los cuatro hermanos nacimos en una ciudad diferente) y aunque ninguno de aquellos traslados fue al extranjero – hubieron dos conatos-  supongo que por ello tengo una mayor capacidad para cambiar de entorno sin que suponga un sufrimiento. Queda por tanto claro que soy de los que están a favor de la aventura de cambiar de país y de cultura, y que no tendría inconveniente en probar, aunque se que eso es muy difícil, debido a mi profesión.

Por todo esto, he leído este libro con real interés, y he obtenido satisfacción a la curiosidad que siempre he tenido por saber como sería lo de vivir fuera de España. El autor, que ya lleva más de 15 años trabajando en el extranjero, hace un retrato exhaustivo de todas y cada una de las circunstancias que afectan al expatriado, que van desde la toma de la decisión de aceptar una asignación en otro país, pasando por las implicaciones familiares y laborales, el desarrollo de la vida cotidiana, la gestión del shock cultural y hasta la preparación de la vuelta (en su caso esta aun no se ha producido). Precisamente esta última cuestión ha sido la que más me ha impactado, pues nunca me había planteado que el retorno de un expatriado pudiera resultar, en algunos casos, traumático. Al parecer, hay ocasiones en que, al comprobar que la vuelta te sitúa en un escenario distinto al que dejaste, de alguna manera se convierte en una nueva expatriación. Como bien señala el autor, tu hogar está donde tú te encuentres con tu familia, no en un espacio físico, como pueda ser la ciudad que dejaste atrás.

A todos aquellos que, como yo, disfrutáis de esos programas tipo “españoles por el mundo”, en los que durante unos minutos sueñas como sería tu vida en otro país, os recomiendo encarecidamente la lectura de este libro, que os dará una visión mucho más cercana a la realidad del expatriado de la que hasta ese momento podíamos tener, bien idealizada o bien denostada. Por supuesto y con mucho más motivo, se lo recomiendo a todo aquel que tenga en mente ejecutar un plan de salida al extranjero para desarrollar nuevos proyectos laborales o vitales.

Y por cierto, ahora me dispongo a empezar con gran curiosidad “Portugueses y españoles, guía para conocerse mejor” (Ed. Minerva, www.bibliotecanueva.com, también de Federico González), pues Portugal es un país al que mi familia y yo tenemos mucho cariño (y en el que hemos pasado magníficos momentos –algunos de ellos con el autor y su familia-) que espero me ilustre igualmente sobre nuestra relación con esos vecinos grandes desconocidos que tenemos al oeste.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Blog, Economía, Empleo, Libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Vivir y trabajar en el extranjero

  1. Federico Gonzalez dijo:

    Para cualquiera de nosotros a los que nos gusta escribir, lo mas importante es compartir reflexiones y que éstas sean de utilidad para aquellos que las lean. No es sólo la necesidad de expresarte( que te ayuda a pensar mejor y a organizar mejor tu pensamiento) sino la necesidad de compartir. Y cuando publicas un libro como este, lo que buscas es que en algún lado, en algún momento, alguien lea algo en el libro que le ayude, le haga ver las cosas de otra manera o que simplemente le guste. Cuando escribes no sabes si alguien va a leerlo, y no sabes qué van a pensar de ello. Pero en fin. Merece la pena. Gracias Ricardo por tus palabras! un abrazo

  2. Pedro de los Santos dijo:

    Realmente me ha encantado el libro, lo compré porque quizá emprenda una experiencia en el extranjero, en concreto en Brasil, y me ha resultado de mucha utilidad, además casi terminando, me dí cuenta que hace muchos años conocí al autor, sin duda un fuera de serie como queda demostrado también por su capacidad como escritor.

  3. abehsera dijo:

    Creo que todos los que hemos vivido en el extranjero durante un periodo razonablemente prolongado de tiempo sabemos que pese a las dificultades que van surgiendo en el camino, sobre todo al principio, la experiencia acaba siendo muy gratificante tanto por su intensidad como por la cultura que se asimila.

    Siempre he sido un defensor de que nuestros niños deben estudiar fuera, ya no sólo por la calidad de los estudios en función del lugar, sino porque se trata de una experiencia vital difícilmente igualable. Yo pude disfrutarla y espero poder hacer que los míos la disfruten también. Si además, como en mi caso, esos estudios proporcionan la oportunidad de trabajar fuera durante un tiempo, pues mejor.

    Espero que este libro sirva para que a muchos les pique el gusanillo y puedan disfrutar de este tipo de enriquecedoras experiencias, una de las cuales, ya adelanto, es el regreso tras años fuera, que sirve entre otras cosas para asentar los conocimientos adquiridos y comprobar con perspectiva cuan distintas son las cosas en un lugar o en otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s